ZONAVIGILADA

Le ayudamos a proteger sus datos y los de sus clientes

Página 2 de 4

¿Cuánta vida comparte en Internet?

El mal llamado IoT (Internet of things), ya que no es exactamente así (en realidad son sus cosas en internet), está creando un entorno realmente peligroso; esta tecnología le permite poner en internet sus datos más cualitativos, más fundamentales, más vitales.

Cuando conectan su “cuentapasos” y “quema calorías”, una aplicación que a todo el universo le parece muy útil, los dueños de la plataforma donde tan voluntariamente los usuarios ponen sus datos, los recogen, los procesan y ¡zas!: se ponen a la venta unas zapatillas ergonómicas para runners hechas con los patrones que todos los corredores le ponen en su aplicación. ESTÁN CEDIENDO UNA PROPIEDAD MUY VALIOSA (sus datos anatómicos, biométricos o de fatiga o resistencia)

Cuando arranca el coche desde su casa, poco antes de salir para que el ambiente esté calentito y vayan desempañando los cristales, cuando una vez dentro arranca con el GPS perfectamente activado para que le diga cómo de pesado está el tráfico en su zona y le advierta de los radares, cuando conecta vía USB o Bluetooth su música favorita, USTED ESTÁ COMPARTIENDO sus usos, preferencias, gustos, rutas, temperatura del vehículo y todos los datos cualitativos que sólo usted debería saber, pero que gracias a la tecnología está cediéndolos a quienes pueden crear un perfil de habitabilidad  para el próximo diseño del vehículo ideal.

Cuando en su casa instala a esos “espías” silenciosos y obedientes para que pueda darle “órdenes” (enciende la luz, sube la temperatura, abre el grifo, cierra el garaje…), en realidad, además de conocer su personalidad, están aprovechándose de su estado de ánimo para poder reconocer los registros de la voz, manejando sus inflexiones y tonos, aprendiendo su conducta verbal…la de millones de dólares que les ahorra a las compañías del anillo (Un anillo para gobernarlos a todos),ese oligopolio tan amigable, zares de los contenidos *, y a los que todo el mundo rendimos pleitesía con gusto porque nos permite hacer la vida ¿más fácil?,  y eso sí, pagando por ello. Cuando compramos un dispositivo de estos, tipo Google Home que le permite configurar y controlar dispositivos para controlar miles de luces, cámaras, altavoces y otros dispositivos compatibles desde una sola aplicación, realmente usted está poniendo al zorro a cuidar las gallinas.

Todas estas aplicaciones no son inocuas, y quienes facilitan el acceso a las mismas con la excusa de la comodidad, son sabedores de lo que valen sus datos, sus datos más íntimos. Ellos los valoran más que usted, porque ellos los convierten en desarrollos, innovación y en dinero: cuanto más se capitalizan ellos con menos patrimonio privado y confidencial queda usted.

Los asistentes virtuales, como las aplicaciones vinculadas con la salud o cualquier otro recurso que permite que usted vuelque sus datos más privados e íntimos en ellos, no sólo no son inocuos, sino que comportan muchos riesgos para su privacidad: ropa inteligente, registros hechos con reconocimiento facial, selección de música para usted,  selección de series o películas basadas en su lista de preferencias o en su última búsqueda, registros de los alimentos o de su lista de la cesta de la compra diaria para que no repita pedido, la hoja de ruta de su GPS en función de sus viajes semanales…y un dispositivo con el que “hablar” al llegar a su casa…todo ello en un entorno donde su control ya no es tal… da que pensar.

Recuerde que las grandes compañías*, esos Zares de los contenidos, como Google, Amazon, Apple o Microsoft están invirtiendo millones en el negocio de SU VOZ, usted paga porque le escuchen y utilicen sus registros para sus futuros desarrollos. Una contribución torticera la que buscan estas empresas, a costa de los datos de los usuarios.

Si usted no preserva su privacidad o blinda su entorno íntimo, nadie lo hará por usted y finalmente ocurrirá con todo esto, lo que ya pasó con Facebook. RECUERDE: usted no tiene un perfil en Facebook, Facebook tiene su perfil.

La importancia de ser ORGÁNICA

Una ley de obligado cumplimiento

LEY ORGÁNICA: IMPORTANCIA

El artículo 81.1 de la Constitución establece: “Son leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que aprueben los Estatutos de Autonomía y el régimen electoral general y las demás previstas en la Constitución”.

De esta manera, un número cerrado de materias sólo pueden ser reguladas mediante Ley Orgánica. Asimismo, la Ley Orgánica sólo podrá utilizarse para regular dichas materias, y no otras. 

Jurídicamente, las leyes orgánicas están al mismo nivel de las leyes ordinarias. La diferencia entre ambas estriba en el proceso de creación (más restrictivo en las orgánicas) y en las materias que se regulan.

Ejemplos de Ley Orgánica: Las que desarrollen derechos fundamentales y libertades públicas (artículos 15 a 29 de la Constitución). Por ejemplo, todas las leyes que regulen la educación (artículo 27 de la Constitución) son orgánicas (como la actual Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE) y la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), y las que regulan un derecho fundamental recogido en el Artículo 18 de la Constitución

  1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
  2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.
  3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.
  4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Si necesita entrenar en protección de datos o formar a su personal, puede pedir su curso in Company (en formato privado y/o en formato subvencionado) a futurasoluciones@gmail.com. Suscríbase a nuestro blog y siga bien informado. Su empresa es importante para nosotros y su seguridad también.

¿Puede Papa Noel tratar sus datos?

EL INTERÉS LEGÍTIMO.

Cuando trata datos que no son suyos, la ley (tanto el Reglamento General de Protección de Datos RGPD (UE)2016/679 como la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales, LOPDgdd3/2018) exige que dicho tratamiento esté legitimado. Esto quiere decir que usted tiene que tener autorización del interesado, o sea, del dueño de los datos. Y además tiene que tener esa autorización en base a una razón para ello. Esta es una parte del interés legítimo, al menos en lo tocante al Responsable del Tratamiento, ya que si no hubiera una razón para tratar el dato no tendría sentido tener datos que no son suyos.

Usted sólo puede tratar los datos si está justificado (finalidad).

Cada vez que usa los datos debe tener una base jurídica, legítima, para  poder procesar o gestionar esos datos, incluida la recogida, el uso y/o la supresión.

« Siguientes entradas Recientes entradas »

© 2019 ZONAVIGILADA

Tema por Anders NorenArriba ↑

Esta página puede usar cookies para recopilar estadísticas, para optimizar la funcionalidad del sitio y recordar sus datos de navegación, para mejorar su experiencia en nuestra web. También usará cookies de terceros para las redes sociales. Usted puede ACEPTAR, RECHAZAR o CONFIGURAR las cookies. Por favor, pinche en el enlace para configurar las cookies: Configure sus cookies ACEPTAR

Aviso de cookies